“No estoy pensado en hacer paz, sino cine”, Helbert Antía

Dos cortometrajes del realizador Hélbert Antía, “Mariana la ladrona”, y “María y la bandida” fueron la muestra del cine foro del primer día de la semana Komunik.

El primero de ellos plantea la situación de una fundación, cuya casa, luego de su apertura,  se queda sin dinero. Los miembros de la fundación hacen una fiesta con Los Gaiteros de San Jacinto para recaudar fondos y ese fin de semana los roban. Cuando llegan al lugar,  nada estaba dañado.  Lo único que estaba abierto era una ventana del segundo piso.

Los elementos y pasajes del corto surgen de situaciones cercanas o conocidas por Antía. En una de las secuencias,  por ejemplo, el arroz es utilizado en la puesta en escena. De manera artística y sugestiva, una bailarina de danza contemporánea interactúa con el arroz,  mientras su cuerpo expresa un momento de catarsis.

Antía se refiere a esta imagen como algo mágico, por el efecto que produce en  foco de la cámara: “la textura de la piel con el gránulo diminuto me pareció mágica”

En entrevista con Carlos Giraldo, el realizador plantea la conexión que tiene la vida real con  su producción audiovisual. Vea la entrevista

El segundo film “María y la bandida” tiene una conexión con el primero. Hay elementos que hacen pensar que es una secuencia de cortometrajes, pero se desarrolla en escenarios diferentes y se narra una historia diferente. Se montó con lo que “había en las manos”, inspirado en una mujer que hacia los oficios en la fundación mencionada.  María es una mujer desplazada y el padre de su hija se la quita y se la lleva para Venezuela. Entonces María cría a sus otros dos hijos vendiendo empanadas y eso se junta con los elementos circunstanciales que se le presentaron al director, como el restaurante de un amigo ambientado con música tango y los borrachos que no tuvo que pagar,  porque realmente estaban en el lugar cuando grabaron.

¿Interés “pro paz”?

Cuando se le pregunta al productor y docente Helbert Antía si considera que sus documentales pro paz, afirma que “no tiene ni idea, pero que,  si sirven a esos propósitos,  bienvenidos sean”.  La verdad, él no cree que su propuesta sea hacer paz, sino cine a secas. “Lo que hay son unas imágenes que pretenden contar algo que se da a partir del impulso, pero,  si sirve para eso, posiblemente hay muchos elementos”, que sostengan que es un ejercicio en búsqueda de una transformación.  En el segundo corto,  la protagonista,  al maravillarse con la escena que evidenció detrás de una puerta entreabierta, cambia unos elementos por otros; es decir, se lleva el arroz que estaba en el suelo y deja  los elementos que había robado. Por tanto,  el profesor no lo cataloga como un film pensando en elementos pro paz, pero sí es relevante que muchas de las escenas fueron tomadas de esta forma por algunos asistentes.

¿Y las reacciones del público?

El proceso de creación, producción y casting del cortometraje “Mariana La Ladrona” fueron comentados por su realizador, Helbert Antia, de igual forma el estudiante Diego Ríos del énfasis de conflicto comentó de su perspectiva del cine foro.  Escuche la entrevista que se hizo en el informe

Así comos se recogió el testimonio del anterior estudiante preguntamos a otros qué pensaban acerca de los cortometrajes. Para Sandra Giraldo,  de tercer semestre de Comunicación Social, fue “un trabajo ingenioso. Se propuso la interacción con nosotros y eso lo hizo interesante. Además,  me pareció muy artístico, salido de lo común.  Se utilizaron elementos de la realidad y eso lo hizo diferente”.

Por otra parte, Laura Vargas considera que “es una propuesta muy desde la perspectiva que conocemos de Hélbert. Los cortos están  muy bien logrados, pero no me gustó el hecho de que se le deje al espectador múltiples interpretaciones de la historia”.

Reportera
Jessenia Moreno Corzo
Diego Ríos
Carlos Giraldo

340 total views, 1 views today