Acuerdo 1 – Un nuevo impulso y desarrollo al campo colombiano

El primer punto que empezó a dialogar el grupo de negociadores, en La Habana, hace referencia a la visión de un nuevo futuro para el campo colombiano, aspecto que es génesis de la guerrilla cuando se agruparon los campesinos en Marquetalia para defender sus tierras.

El Acuerdo Final concibe el “campo como un escenario socio histórico en el que hombres y mujeres desempeñan el papel protagónico”, a partir de esta idea el contenido del primer punto propone una Reforma Rural Integral que le da paso a espacios de participación de las diferentes comunidades y los  gobiernos locales para mejorar la situación de la propiedad y acceso a la tierra en Colombia.

Esta necesidad de fortalecer el sector agrario en Colombia, va ligada a la debilidad estatal en zonas de influencia guerrillera. “Uno de los requerimientos que hacen los grupos armados, para volver a la civilidad es que dentro de los territorios en los que ellos han tenido una legitimidad y un dominio histórico se fortalezca la institucionalidad” argumenta el abogado de la Red Prodepaz Daniel Acevedo.

Los vacíos que dejan las instituciones en los territorios pueden generar nuevos conflictos,  por eso para evitar esta situación el primer punto del Acuerdo contempla los siguientes principios: transformación estructural, integralidad, priorización, regularización de la prosperidad, participación y la igualdad con enfoque de género.

Así mismo, como mecanismo de garantía este acuerdo crea el “fondo de tierras para la Reforma Rural Integral” que pretende entregar tres millones de hectáreas, en donde los beneficiarios serán trabajadores y trabajadoras con vocación agraria sin tierra o tierra insuficiente. De igual forma se estipula planes de acompañamiento a vivienda, asistencia técnica, capacitación, adecuación de tierras y recuperación de suelos, que hace referencia al acceso integral.

El gobierno nacional también entregará siete millones de hectáreas de pequeña y mediana propiedad rural para hacer una formalización masiva del campo, que le dará paso a una formación y actualización del catastro e impuesto predial.

Todos los aspectos desarrollados en el primer punto del acuerdo, tienen como eje fundamental la participación de la comunidad, para que exista igualdad y se establezcan mecanismos transparentes en aspectos como la priorización, que evalúan los niveles de pobreza, el grado de afectación derivado del conflicto, para el otorgamiento de tierras.

De la importancia de la participación en el territorio añade el abogado Daniel Acevedo:

Para guiar la comprensión del primer punto del Acuerdo Final, los docentes Óscar Arbeláez y Arminio del Cristo Mestra, de la Facultad de Comunicación Social de la Universidad Santo Tomás, realizaron un conversatorio en el marco de la semana de la comunicación: Komunik yo soy para la paz

Por:

Carlos
Erika
Daniela

291 total views, 1 views today