Ciudadanía y Democracia en torno a los medios: conflicto a debatir

Las dificultades que afronta la comunicación social frente a las construcciones de ciudadanía son, sin duda, uno de los múltiples interrogantes en escenarios como el IV Congreso Internacional de Comunicación Social para la Paz.

Quizá varios de los retos que encara la Académica frente a la formación de comunicadores sociales éticos y sensibles ante las problemáticas sociales giran en torno a cómo concebir la democracia, cómo conciliar neoliberalismo con ciudadanía y qué papel atribuir a los medios de comunicación, puesto que, a partir del neoliberalismo –en el cual se tiene una confianza inalterable- se han desdibujado la democracia y la ciudadanía, por la convergencia entre poder y medios que apuntalan y justifican este modelo económico y social.

Este fue uno de los planteamientos que el investigador, periodista y docente universitario Washington Uranga expuso en la conferencia de cierre del IV Congreso Internacional de Comunicación Social para la Paz, en la cual sugirió, entre otros puntos, la restauración de la creencia de que el concepto de ciudadanía es un inamovible, pues, según él, “es una construcción permanente que tiene que abordar las complejidades y contradicciones que esa concepción acarrea”.

De igual manera, su discurso abarcó la dicotomía entre poder y política dentro del manejo y trato que el periodismo y los medios le dan, ya que el primer elemento es comprendido desde la capacidad económica y apropiación simbólica que los individuos aspirantes a cargos de elección popular posean, y el segundo elemento, como un espectáculo al que todos asistimos como un circo. A raíz de esto es que se complementa la construcción de una figura por encima de un proyecto político realizable.

No obstante, surge el interrogante ante las consideraciones acerca de la democracia en las sociedades del cono sur y, en general, del mundo, así como de las herramientas pertinentes para establecer la conexión entre la Academia y el ejercicio periodístico.

Primeramente, el cuestionamiento surge a raíz del contexto social y educativo imperante, desde el cual uniforman a los individuos de las sociedades y los encuadran dentro de un marco establecido.

Ante esto, el profesor Uranga expresó que “no es fácil cambiar la sociedad en la que vivimos, porque de alguna manera en este proceso nosotros estamos formateados desde la sociedad, desde el sistema educativo, y sacarse eso de encima es un proceso difícil, doloroso, pero absolutamente legítimo, importante, y la historia nos demuestra que esto es factible”.

Y en segundo lugar, el debate sobre si la formación ética recibida en el desarrollo de la formación comunicativa está conectada con la realidad tangible dentro de los medios de comunicación (prensa, radio y televisión de las grandes cadenas nacionales), pues en este entorno juegan factores de censura, intereses en juego y decepciones que un comunicador social recién egresado afronta al momento de ejercer.

“Yo soy periodista, yo trabajo como editorialista de un diario, o sea, salvo estas semanas que estoy acá, tengo la presión de escribir dos o tres veces por semana, y me enfrento permanentemente a este tipo de situaciones. Creo que, efectivamente, no hay situaciones fáciles, y cuando ustedes piensen en el trabajo profesional se van a encontrar con estas tensiones, pero no son distintas a las que se encuentran otros profesionales, porque no somos tan excepcionales”, aseveró el académico uruguayo radicado en Argentina, acerca de la dificultades que muchos egresados viven en grandes medios de comunicación en Colombia.

Concluyó diciendo que “efectivamente, si uno piensa con una lógica que es diferente a la del sistema dominante, va a ser un conflicto que hay que afrontar, tensiones que hay que resolver y que no son fáciles”.

La conferencia tuvo en su cierre intervenciones de los asistentes, quienes se preguntaban por los procesos de construcción de ciudadanía corporativa y la importancia de llevar estos debates y concepciones a un consenso mayor de acción y efectividad.

“El deber de resignificarnos como sociedad a través de nuevas ideas transformativas de ciudadanía fue una de las grandes conclusiones que saqué luego de este conversatorio, pues el cambio de las ideas es fundamental para quitarnos de encima dominaciones ajenas”, declaró un estudiante del Énfasis de Organizacional, asistente a la conferencia de cierre de este Congreso.

Por:
Camilo Acosta Villada
Portal Informativo Escenario

224 total views, 1 views today