El 2015 puede ser el año de cierre de los diálogos

Luego de un debate amigable pero con diversas posiciones, Álvaro Villarraga, Antonio Sanguino y Esperanza Hernández desglosaron los seis puntos de los diálogos de La Habana, de cara a analizar los grandes desafíos que enfrenta el proceso.

El país y la sociedad civil debe preparse para rodear el proceso y sus constantes trabas, señaló Esperanza Hernández, investigadora de procesos de conflicto y paz.

Para Antonio Sanguino, concejal de Bogotá, Colombia debe estar preparada para tener en la arena política a las Farc y ellas deben venir a la política sin armas.

 

Álvaro Villarraga, coordinador del programa Basta Ya, del Centro Nacional de Memoria Histórica, le abona a las Farc que no llevaron a la mesa su plataforma sobre la tierra, que contempla la expropiación de las grandes posesiones de tierra y la nacionalización de la misma. Destaca que es importante contar con una reforma agraria equitativa y justa, en aras del desarrollo del país.

Los analistas invitados se lanzaron a puntualizar un año para concluir el proceso. Villarraga y Sanguino señalaron que el próximo año, 2015, se firma el acuerdo, mientras que Hernández no fue tan cercana, afirmando que el 2016 será cuando se defina por completo.

Iván Cepeda, Senador de la República, señala que existen personas que hacen boicot al proceso de La Habana, simplemente porque tienen una concepción diferente de solucionar los conflictos. Por último, afirmó que los colombianos no somos simplemente defensores del proceso de paz, sino también guardianes del mismo.

Álvaro Villarraga enfatiza que debe hacerse un proceso de negociación sobre la paz paralelo con el grupo ELN.

Recordemos los seis puntos de los diálogos de La Habana que se desglosaron en este panel: el desarrollo agrario, solución al problema de las drogas ilícitas, participación política, reconocimiento de víctimas, fin del conflicto, implementación, verificación y refrendación.