Panel “Otras víctimas y otras violencias en Colombia”

Visibilizar las principales problemáticas ambientales, sociales, económicas y de desarrollo que afectan a Colombia a través de voceros de instituciones y lideres de movimientos sociales fue el objetivo del panel denominado “Otras víctimas y otras violencias”, realizado en la mañana de martes 23 de septiembre en el marco de la semana de la Comunicación, Komunik.

El evento, cuyo espacio fue el aula Sanz Tena de la Universidad Santo Tomás, contó con la participación de entidades como el Comité Ambiental del Tolima, Meta con Mirada de Mujer, la Universidad Nacional, la Comisión Anticlerical de Justicia y Paz y la ONIC (Organización Nacional Indígena de Colombia).

En el panel se realizó un recuento histórico desde la década de los 80 con el fin de reconocer el trabajo realizado en departamentos como el Meta para que niños y niñas no vayan a la guerra, con un trabajo en equipo en el que se destacó la importancia de las audiencias públicas para otorgar la participación a las comunidades, las cuales se oponen a los grupos armados al margen de la ley.

Otro de los temas objeto de reflezión por parte del panel fueron los pros y los contra de la economía mundial, el capital transnacional y los modelos primarios de América Latina. Se resaltó que el 1% de la población mundial maneja el 45% de las riquezas del mundo, lo que propicia así conflictos agrarios que afectan a personas que solo quieren laborar la tierra.

Se expuso, además, la forma en la que los megaproyectos, las multinacionales y los paramilitares están acabando con los recursos naturales, de la misma forma como el conflicto armado y el desplazamiento forzado afectan a la población campesina, arruinando los planes de vida de la personas, quienes tienen que modificar sus ideales pese a las adversidades en las que se encuentran. Para estos sectores, “el Gobierno nacional no está garantizando sus derechos básicos en condición de colombianos”.

El panel invitó a una reflexión en el sentido de que la paz no depende solo de las conversaciones en La Habana, sino que se construye creando desarrollo, para que la paz signifique mayor educación, mejor salud y vivienda digna. A partir de ello es posible que se respete la condición de vida de la población campesina, que realmente es la más vulnerada.

 

Redacción: Mónica A. Limas G.