Mesa 3 – Narrativas y representaciones

Rodolfo Prada Penagos expuso los hallazgos de su tesis doctoral basado en el ejercicio periodístico de ese medio

Durante el desarrollo de la segunda jornada del IV Congreso Internacional de Comunicación Social para la Paz, Rodolfo Prada Penagos expuso los hallazgos de su tesis doctoral basado en el ejercicio periodístico de ese medio.

Uno de los capítulos quizás más dolorosos y que más voces silenció para siempre fue la guerra que el Estado colombiano libró contra el Cartel de Medellín y su cabeza principal, el capo Pablo Emilio Escobar Gaviria. El líder político Luis Carlos Galán, el director de El Espectador Guillermo Cano, cientos de policías y militares, jueces de la República y miles de ciudadanos inocentes cayeron en los atentados terroristas que sembraron el miedo en el territorio nacional.

Prada Penagos, profesional de la Comunicación Social de la Universidad de La Sabana, explicó en su ponencia los resultados que arrojó su investigación de análisis del discurso por parte de la Revista Semana entre los años 1983 y 1993, en los cuales se destacó la retórica utilizada en los títulos y subtítulos de las noticias y notas periodísticas que enmarcaron los hechos más significativos de esta época.

Los dos descubrimientos que más llamaron la atención del público fueron, en primer lugar, el hecho de que en las notas en que se reseñaron tragedias como la bomba a El Espectador y el DAS, el atentado al avión de Avianca y el asesinato de Guillermo Cano, entre otras, se omitió el nombre del narcotraficante abatido el 2 de diciembre de 1993; y en segundo lugar, que muchas de sus publicaciones no tuvieron citaciones de fuentes, personas o entidades a las que recurrió para basar sus afirmaciones.

A raíz de esto, una de las asistentes lo cuestionó sobre el primer punto al preguntar si esta elisión de Pablo Escobar se debió al miedo que por esos tiempos reinaba en Colombia o si la Revista Semana tenía la intención de protegerlo. Igualmente, varios estudiantes del Énfasis en Periodismo de la Facultad interpeló sobre la falta de citaciones o referencias en sus artículos.

Rodolfo Prada respondió que “es posible que haya habido miedo; había mucha incertidumbre, porque había muchos violentos atacando, pero todo se lo atribuían a Escobar. Entonces era muy difícil determinar quién estaba poniendo las bombas, porque había unas que sí se sabía que era él, pero no todas”.

Y finalizó diciendo que el medio, ahora dirigido por Alejandro Santos, “tenía fuentes muy cercanas al Cartel de Medellín, y eso lo logro determinar yo en ese discurso. Incluso Semana no cita muchas fuentes en sus titulares. De hecho, en esos textos no las identifica mucho. Sólo dice ‘fuentes cercanas al Cartel de Medellín, fuentes de no sé qué’, pero no dice cuáles, no cita nombres ni cargos”.

La mesa temática llamada Narrativas, representaciones y tecnologías mediáticas también contó con la presencia del profesor Arturo Uscátegui, quien habló de videojuegos juveniles en redes sociales, y Andrés Molano, cuya ponencia versó sobre imágenes y narrativas por la paz en Villavicencio.