Viajes por la lectura en voz alta

Dentro de la variedad de actividades desarrolladas en el marco de la vigésima novena versión de la Feria Internacional del Libro de Bogotá, El Centro Nacional de Memoria Histórica desarrolla talleres dirigidos a niños de primaria, para leer en voz alta y de esta forma, construir con ellos el sentido no solo de la apropiación de sus procesos de lectura y escritura, sino convocarlos a recordar, a no olvidar.

 

La lectura se comparte, es el nombre del taller que desarrolla Liliana Moreno, junto a Edwin Cubillos, en el que se comparte la lectura de un grupo de títulos que se asociados al conflicto, la memoria histórica, el perdón, la paz y la reconciliación, en tono de literatura infantil. De este modo, a través de la lectura en voz alta, como estrategia pedagógica, se generan reflexiones sobre la situación actual del país, además de pretender relacionar estos procesos actuales en la vida cotidiana de los niños.

La experiencia ha sido gratificante, pues es una apuesta por compartir lecturas, temas y reflexiones que se hacen en grupos pequeños, lo que lleva a “habitar el sonido de las palabras”, como lo afirma Liliana Moreno; este habitar significa cómo las palabras deben llenarse de intención a otros, a un escucha, para que tengan una apropiación real. De igual modo, que la acción también está mediada por el lenguaje, lo que es un propósito para la construcción de sentidos centrados en el otro. Esto, sin lugar a dudas, ayuda a construir paz desde tempranas edades.

Audio Player

 
00:00
 
00:00
 

Este tipo de experiencias, como el taller La lectura se comparte, permiten pensar que el acto de la lectura no es una actividad pasiva, privada. La lectura es la manera de llenar de sentido el mundo, la realidad y las relaciones cotidianas. Con ello se reafirma la intención del Centro Nacional de Memoria Histórica, en crear estrategias para hacer un país que no olvide su pasado y, por el contrario, se resignifíque en la experiencia de la mirada de un niño, mucho más poderosa que un arma.

Por
Luis Felipe González
Director
Mente y realidad