Más de 400 años de historia del lienzo de Nuestra Señora de Chiquinquirá

Lienzo de Nuestra Señora de Chiquinquirá

La historia de este lienzo comienza con Antonio de Santana, quien era el encomendero de los pueblos de Suta y Chiquinquirá, quien ordenó construir una capilla en la cual quiso exponer una imagen de la Madre de Dios. Por ende contrató al pintor español Alonso de Narvaéz, con el fin de realizar un cuadro de Nuestra Señora del Rosario.

El lienzo se elaboró sobre una tela de procedencia indígena, tenía medidas de 44 pulgadas de alto por 49 de ancho. Se aprecia a la Virgen del Rosario con el Niño Jesús en sus brazos, en los costados se encuentran San Andrés Apóstol y San Antonio de Padua. Al terminarse la pintura, la tela se colgó sobre un marco de madera en el altar de la capilla del municipio de Suta. Con el pasar de los años y la humedad del lugar, la pintura se fue deteriorando hasta quedar borrosa.

Tras la muerte de Antonio, su esposa se trasladó a Chiquinquirá con el lienzo para ubicarlo en un cuarto de otra capilla. Años después, una mujer llamada María Ramos se encargó de reparar el óleo y de ponerlo en el mejor lugar de la capilla. 

El 26 de diciembre de 1586, María iba saliendo de la capilla cuando tropezó con una mujer indígena y su hijo, quienes miraron el altar, y según Fray. Luis F. Téllez G., O.P en su libro “Una Luz en el camino”, la mujer “vio cómo la imagen de la Madre de Dios estaba en el suelo de pie, despidiendo un resplandor celestial y tan grande de luz, que llenaba de claridad toda la capilla”, sorprendida le dijo a María que mirara el cuadro que milagrosamente se iluminaba por sus colores vivos, con los brillos y matices encendidos. Los daños que había sufrido la tela habían desaparecido.

El suceso anterior lo escuchamos en detalle con la voz de Fray Nestor Humberto Rojas Higuera O.P., quien narra el capítulo tercero "Renovación prodigiosa de la imagen de la Virgen del Rosario", del libro "Una luz en el camino". 

Fray Eugenio Marín Torres Torres, dominico de la provincia de Santiago de México, también se refiere a la restauración del lienzo como un milagro, como "un asunto de Fe". 

Dicho lienzo ha sido investigado por gran variedad de historiadores de la Orden de Predicadores, docentes universitarios y diferentes autores como lo comenta Eduardo Alberto Gómez, Investigador del Instituto de Estudios Socio Históricos Fray Alonso de Zamora de la Universidad Santo Tomás y docente de humanidades e historia de Colombia.   

De este modo surge la celebración de la Virgen de Chiquinquirá, quien fue proclamada Patrona de Colombia por el Papa Pío VII en 1829.
El 9 de julio de 1919, la Virgen de Chiquinquirá fue coronada como la Reina de Colombia por Monseñor Eduardo Maldonado Calvo, obispo de Tunja.

Hoy en día, la obra se encuentra en El Santuario de la Patrona de Colombia, protegida por la Orden de Predicadores, para quienes este suceso representa una manifestación sagrada y misericordiosa como lo asegura Fray Eugenio Marín Torres Torres.

En septiembre del 2017,  la Virgen fue trasladada a la Catedral Primada de Bogotá para tener un encuentro con el Papa Francisco en el marco de la visita papal por Colombia. En este encuentro el santo padre afirmó “así como Dios quiso renovar el rostro de la Madre de su Hijo, que así renueve el rostro de Colombia”.
Más detalles de la visita del Vicario de Cristo a Colombia, y su relación con Nuestra Señora del Rosario en los siguientes enlaces:
http://escenario.usta.edu.co/index.php/208-descenso-y-peregrinacion-de-lienzo-de-nuestra-senora-del-rosario-de-chiquinquira-a-la-catedral-primada-de-colombia
http://escenario.usta.edu.co/index.php/213-en-tres-dias-mas-de-35-mil-personas-han-visitado-a-nuestra-senora-del-rosario

Por: Eliana Molina