El Amor nos Libera

El evangelista Mt. 18,15-20, nos presenta la corrección fraterna. “Si tu hermano te ofende, ve y corrígelo, tú y él a solas (v. 15, Lev 19,17-18). Si no te hace caso, hazte acompañar de uno o dos, para que el asunto se resuelva por dos o tres testigos” (v. 16, Dt 19,15; 1 Cor 5,5 ss). Es la comunidad cristiana la que tiene que ayudarnos a madurar. Todos somos pecadores y necesitados de un cambio de vida y de actitudes. Descubrimos la misericordia de Dios, cuando la comunidad cristiana nos ayuda a descubrirla.