La realidad y la fantasía unidas en un solo lugar

 

El bien y el mal se unen, villanos y héroes se hacen amigos. Durante cuatro días la destrucción del mundo es pausada, eso es el SOFA -Salón del Ocio y la Fantasía- lugar donde se reúnen los fanáticos y curiosos por el universo de lo fantástico; ya sean niños, jóvenes y adultos, donde los ogros y caballeros pueden hacer las paces y disfrutar de las nuevas experiencias que trae el mundo de los videojuegos, la ciencia ficción, el manga, el animé y el cosplay, disfrazarse de algún personaje, real o imaginario.

SOFA tiene como objetivo principal entender las nuevas culturas emergentes a lo largo del tiempo y cómo los jóvenes de la actualidad entienden y aprovechan el tiempo libre. Por ejemplo, una de las nuevas culturas emergentes son los Steampunks, movimiento sociocultural que se desenvuelve en la época de la revolución industrial, combinando el estilo victoriano con el arte fantástico.

Su primera edición se llevó a cabo en el año 2009, con una participación de alrededor de tres mil visitantes, que a pesar del  poco número de usuarios que asistieron, es un evento para culturas alternativas que ha ido ganando aceptación en la ciudad de Bogotá. Este espacio reúne diversos personajes especializados en actuación, tecnología y videojuegos; desde directores de doblaje como Mario Castañeda, la voz en Latinoamérica de Son Goku, el personaje principal de la serie Dragón Ball, hasta Cosplayers como Ángela Bermúdez, modelo de diversas agencias y profesora de la Universidad Creativa de Costa Rica.

En sus pasadas ediciones ha ido insertando nuevas actividades tales como robótica, las figuras coleccionables, la moda alternativa, entre otros, dirigidas a los nuevos públicos, también incluidos los fans del body art (arte corporal).

El Salón del Ocio y la Fantasía SOFA es el lugar de encuentro, no solo para los amantes de la cultura del “tiempo libre” sino también a quienes empiezan a entrar al mundo de la literatura fantástica, los juegos de rol y estrategia, la tecnología, y otras “realidades”.